En este instante...

Aquí y ahora. Esperamos que esta página sea enriquecedora para ti, para esos momentos de búsqueda de tranquilidad, de búsqueda de paz, de meditación o de búsqueda...de ese libro o de esa herramienta perfecta para hoy, que hará que te sientas un poco mejor cada día...

En resumen, el objetivo más pretencioso de este Proyecto, el Proyecto Este Instante, es mejorar la vida de nuestros lectores/as y acompañantes de camino...!

... Y para mejorar la vida...en esta página recojo pedacitos de mi realidad que alimentan a mi alma, y quizás son alimento para cualquier ser humano... Si quieres ver todos los textos (herramientas...!), mira un poco más abajo, en "Más para leer". Gracias por llegar a este espacio!!! Love and Light!!!

1 de abril de 2009

Los tres tigres

Bien, amigos, en una noche de reflexión sobre de dónde vengo y a dónde voy (¿a alguien le ocurre lo mismo?), me viene a la cabeza el último cuento que escuché en una conferencia sobre coaching. Sí, cuentos y coaching van de la mano a menudo, por ello te recomiendo que sigas leyendo, pues no vas terminar esta lectura sin haber cambiado algo dentro de tí, te des cuenta o no...


Érase una vez un par de tigres que vivían en un lejano país junto con una tigresa. Eran felices, y había otros tigres por la zona. Su vida consistía en cazar para comer, y vivir su vida junto con los demás seres de la jungla, cerca del ser humano que habitaba los alrededores. Los humanos acostumbraban a criar ovejas, y esto era perfecto para estos tres tigres, pues muchas veces comían carne gracias a que el rebaño andaba cerca...

Una primavera la tigresa quedó embarazada, y durante el tiempo que siguió, ella seguía cazando, a veces con sus compañeros y a veces sola. Ya a punto de parir, ella partío a la caza sin sus compañeros, pero resultó que cuando estaba cerca del rebaño de ovejas, quedó mal herida por un ataque en falso hacia sus presas, y allí mismo se desangró. Mientras se desangraba, pudo parir, y dió a luz un pequeño tigre, que quedó solo al lado de la madre muerta.

Parecía el fin del pobre tigrecito cuando un grupo de ovejas mayores que habían sido madres, acogieron al pequeño como a uno más del rebaño. Lo amamantaron como a cualquier corderito, y el tigre fue creciendo poquito a poco, pensando que era una oveja más, como cualquiera de sus compañeras.

Pero ¿y los dos tigres que se quedaron sin su compañera? esos tigres seguían su vida, cazando y comiendo carne de oveja. Cuando iban al rebaño del tigrecito, pensaban que ese tigrecito no tenía muy claro lo que hacía, pero tambien creían que cuando creciera ya se juntaría con ellos para cazar ovejas. El tigrecito, en cambio, cuando veía acercarse a los tigres, sentía miedo como cualquiera de sus compañeras, pues cuando una oveja era cazada, ya nunca más volvía al rebaño. Así que cuando los veía, huía con sus compañeras...

Con el tiempo el tigre creció, y los dos tigres cazadores notaban que ése no se comportaba como un tigre normal. Se hartaron de ver cómo huía cuando ellos se le acercaban para hablar con él (él creía que se lo querían comer), y así pasaban los días. Pero llegó un día en que el tigre más viejo no pudo más, y corrió hacia el tigre-oveja para cogerlo por el pescuezo. El pobre tigre empezó a sufrir, pensó que sería el momento de su muerte, pues él se veía como una oveja más y ¡ellos eran tigres que comían ovejas...!

No se lo comió. Lo arrastró quilómetros y quilómetros por sendas, y subieron a un valle muy hermoso. Allí había un lago muy cristalino, enorme, y con el agua tan, tan tranquila, que parecía un espejo. Así que el tigre viejo, ya cansado, cogió por el cuello al joven, y lo puso ante el agua del lago:

- ¡Mira! ¿Qué ves?

El tigre vio que su cara era idéntica a la del tigre viejo. Para nada se parecía a una de esas ovejas del rebaño. Entonces el tigre se dió cuenta de quién era en realidad, y empezó a comportarse como tal, sintiendose mucho más fuerte que antes.


De este cuento se pueden sacar varias interpretaciones, aquí os dejo la mía:

A veces no queremos ver lo que es evidente, y necesitamos que algun "tigre viejo" nos ponga delante de un espejo para vernos realmente y despertar algo en nosotros que estaba dormido. Puede haber más de un tigre viejo en tu vida, te los vas encontrando a medida que los necesitas. Y desengáñate, tu también has sido tigre viejo de una o varias personas...!

También es importante el espejo. Vivimos tan immersos en vorágines (a veces innecesarias), que no nos damos cuenta de lo más evidente para nuestra alma. Escuchemos el alma.

¿Os removió?

¿Quién ha sido tu último tigre? ¿Quién va a ser el próximo?

Namasté!!!!!



*****

Compañeros, compañeras, declaro que me gusta escribir, y mal que os pese, seguiré haciéndolo, llene almas o sólo páginas. Llum.

2 comentarios:

  1. Llum, llenas páginas, cierto, pero ten claro de que llenas almas también. Eres tigre viejo.
    Haces reflexionar, das luz, como tu nombre indica, y nos dejas textos que nos devuelven al origen.
    ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  2. Martikka...Namaste!
    Eres como una estrella que va centelleando en mi firmamento, me orientas con tus centelleos, como a los antiguos navegantes!Gracias!
    Gracias a todos por los comentarios, siempre son bienvenidos, ya lo sabéis.

    Llum

    ResponderEliminar

Comenta lo que quieras... Gracias por tu tiempo!

Para ti...sueña!

Seguimos el latido...!

LUZ, AHORA!!!!

Encontrado en http://portanatura.blogspot.com GRÀCIES!!!!

Y yo me preguntaba por qué el águila estaba tan presente en mi vida...!

Blog interesante: La Danza de la Vida

  • ABRAZAR EL ENCUENTRO - El dr. *Jorge Carvajal* suele decir en sus seminarios que el mundo sería muy distinto si los abrazos los convirtiésemos en “abrasos”. Poner presencia y...
    Hace 7 años

Estos son los libros que me mueven...:



Medwyn Goodall: alimento para el alma...